Quienes somos Darme de alta en Otra Sociedad
 
X

 

   | Contraseña perdida

¿No estás dado de lata en nuestra web? ¡Regístrate!

ADAPTACIONES CURRICULARES NO SIGNIFICATIVAS PARA ALUMNOS CON TDAH


INFORMACIÓN GENERAL

 

LAS ADAPTACIONES CURRICULARES DE ACCESO

 

Los alumnos con TDAH requieren adaptaciones en el método de enseñanza /aprendizaje no significativas, centradas en los aspectos metodológicos y de evaluación que se adecuen a las características de estos alumnos. Las adaptaciones no significativas (metodológicas) son necesarias para conseguir el rendimiento óptimo del alumno con TDAH y cada profesor las puede implementar si lo considera conveniente. 

En principio, los niños con TDAH, no requieren adaptaciones curriculares significativas (disminución de los contenidos y objetivos de la etapa), aunque, a veces, son necesarias, en algunas áreas específicas, en los casos en que hay algún trastorno de aprendizaje asociado al TDAH (dislexia, discalculia, trastorno del lenguaje, etc.), siempre y cuando se haya hecho la pertinente valoración por el EOEP o Departamento de orientación. 


ADAPTACIONES NO SIGNIFICATIVAS 

El niño con TDA-H debe seguir su propio ritmo de aprendizaje y, para ello, es recomendable individualizar la atención, en la medida de lo posible. 

En ocasiones, se recomienda valorar la conveniencia y/o posibilidad de recibir apoyos específicos, con instrucción individual, o bien en pequeño grupo, atendiendo al área de aprendizaje en que presente mayores dificultades. 

En muchos casos, los alumnos con TDAH pueden beneficiarse de la máxima "menos es más". Por ejemplo, si el alumno demuestra eficiencia en la resolución de un determinado número de problemas matemáticos, y empieza a distraerse y cometer errores por su dificultad en mantener la atención de forma sostenida para ejecutarlos correctamente, no es necesario cumplimentar el total que se ha indicado al resto de sus compañeros. Lo importante es asegurarnos que saben hacerlo, no la cantidad que realicen. 


EXÁMENES Y EVALUACIONES 

Objetivo:
 Asegurarse que el alumno ha adquirido los conocimientos requeridos. Se trata de valorar lo que saben y su esfuerzo, no su habilidad para afrontar una situación de examen. 

Cantidad y tiempo
• Calendario de exámenes: dar las fechas, al menos, con una semana de antelación.
• Si es posible, programar un máximo de 2 exámenes a la semana
• No realizar más de un examen de evaluación al día, principalmente si son globales.
• Respetar el tiempo que el alumno necesita para responder. A veces tardan más;
darle el tiempo necesario para terminar el examen.
• Evaluar en las primeras horas del día.
• Permitir un tiempo para pensar y preguntar dudas. 

Formato
• Adaptar los exámenes para paliar el déficit de atención. La estructura en que se presenten los exámenes puede ser una buena herramienta para enseñarles a organizar la información y poder demostrar lo que han aprendido.
• Reducir el número de preguntas por hoja.
• Combinar evaluaciones orales y escritas, si es necesario.
• Destacar en el enunciado las palabras clave.
• Combinar diferentes formatos de pregunta en una misma prueba: de desarrollo, verdadero/falso, completar un esquema, definiciones, opción múltiple, frases para completar; en matemáticas combinar problemas con operaciones, etc.
• Es preferible realizar exámenes cortos y frecuentes para que los puedan realizar de manera óptima.
• Trabajar, antes de la prueba, con muestras de formato de examen. 

Supervisión
• Verificar que el alumno entiende las preguntas.
• Permitir en cualquier momento el acceso a las instrucciones.
• Supervisar que han respondido todo antes de que entreguen el examen. Suelen dejar preguntas en blanco e incluso se olvidan de responder algún apartado, aunque sepan la respuesta.
• Recordar al alumno que revise el examen antes de entregarlo. Algunos niños trabajan muy despacio y otros se precipitan y anticipan mal las respuestas.
• Si no consigue centrarse en la prueba, guiarlo para ayudarle a reconducir la atención. 


AGENDA 

Objetivo:
 Considerar que el manejo de la agenda es una de sus dificultades más significativas. Evitar que los esfuerzos del alumno estén mal dirigidos, toda vez que necesitan mucho más tiempo de trabajo y más esfuerzo para llegar a los mismos objetivos que sus compañeros. 

Para asegurarse que el alumno ha recibido las instrucciones de las tareas previstas se recomienda:
• Explicar las tareas para realizar en casa y apuntarlas en la pizarra. Reservar un espacio o recuadro en la pizarra para anotar en él toda la información relativa a la agenda y que permanezca siempre a la vista. Incluso en secundaria.
• Dedicar un tiempo cada día para que el alumno apunte las tareas en la agenda.
• Además de las tareas diarias, es esencial que el alumno y los padres tengan acceso a las fechas de exámenes con suficiente antelación, el contenido que abarcará, las fechas previstas para la entrega de trabajos y lo que deberán contener, así como los libros que deben leer y las fechas límite de entrega para planificar los tiempos de estudio y la supervisión necesaria.
• Asegurarse que llevan el material necesario a casa para realizar las tareas. 


DEBERES Y TAREAS 

Objetivo:
 Mejorar su ejecución, adaptándolos a las necesidades del alumno. A menor cantidad, mejor calidad y mejor asimilación de conceptos. El exceso de trabajo académico genera mucho estrés familiar y conductas de evitación en el alumno ante el trabajo, difíciles de manejar para los padres. 

Se recomienda:
• Reducir el volumen de deberes para casa. Necesitan más tiempo y más supervisión que sus compañeros para ejecutarlos bien. De esta manera, se garantiza que el alumno los pueda completar y presentar cuando se le pide (tener en cuenta que los niños con TDAH tienen muy poco tiempo libre; generalmente, además del tiempo que dedican al estudio y a hacer los deberes, asisten a clases de refuerzo y/o psicoterapia). A menudo, estos niños, sobretodo en sus primeros años de escolaridad, se llevan a casa todas las tareas que no han finalizado en la escuela, por lo tanto será complicado que puedan realizarlas y, además, hacer los deberes.
• Se recomienda que el profesor facilite al alumno esquemas, cuestionarios y guías para estudiar en casa. Les ayudará a estructurarse y a programar el estudio.

ANTE OLVIDOS POR DESPITE 

Objetivo:
 Después del esfuerzo realizado, intentar no desmotivar al alumno. Hay que evitar que “tire la toalla”.

• Los olvidos a la hora de entregar trabajos programados con antelación son muy frecuentes. Pueden parecer excesivos y, por tanto, una excusa para no entregar el trabajo, o no llevar el material requerido, etc; sin embargo, es muy probable que el olvido sea real, (puede contrastarse con los padres).
• Es conveniente asegurarse que saben que tienen esa tarea programada para la fecha indicada. Para ello, recordarlo con cierta periodicidad y antelación.
• Si aún así olvidan llevarlo al colegio y se tiene constancia de que lo han realizado, mantener una actitud comprensiva. Permitir que lo entreguen fuera de fecha, estableciendo una penalización (bajar algo la nota).
• Ser flexibles en las fechas límite estableciendo un periodo de 2 o 3 días para entregar un trabajo. 



ADAPTACIONES SIGNIFICATIVAS 

Por lo general, el alumnado con TDAH no requiere adaptaciones curriculares significativas. En los casos en que el TDAH se asocie a algún trastorno del aprendizaje, serán los equipos de orientación de cada centro los responsables de valorar y proponer dichas adaptaciones, previa evaluación psicopedagógica. 

Los tutores/as son los responsables de la realización de las ACI significativas, con la colaboración del equipo docente del alumno (incluidos los especialistas de los equipos de apoyo) y el responsable de la orientación del centro (orientador propio del centro, equipo de orientación) En estos casos, se puede valorar la necesidad de llevar a cabo una adaptación curricular significativa

hace 1231 días