Quienes somos Darme de alta en Otra Sociedad
 
X

 

   | Contraseña perdida
Páginas personales > Ultimas novedades sobre HPV

Ultimas novedades sobre HPV

El siguiente artículo ha sido elaborado por especialistas en el tema y es subido desde la Argentina. 

 

Todo sobre HPV

 

-  EN LA ARGENTINA MáS DE UN 20% DE LAS MUJERES SEXUALMENTE ACTIVAS PADECEN ESTE VIRUS RESPONSABLE DEL CГNCER DE CUELLO DE РTERO Y LAS VERRUGAS GENITALES. 

 

- HOY EXISTEN DOS VACUNAS PARA PREVENIRLOS.

 

- ES IMPORTANTE LA PREVENCIНN MEDIANTE EL USO DE PRESERVATIVOS Y CONTROLES GINECOLOGICOS PERIНDICOS

 

 

Por Dra. Hebe ázquez //

Médica infectóloga, de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (FUNCEI) 

 

Las siglas HPV esán presentes en el inconsciente colectivo. Se tiene conocimiento de que es un virus de transmisi≈n sexual y que afecta mayormente a la poblaci≈n de mujeres. No obstante, no todos conocen el alcance de esta afecci≈n y c≈mo repercute en el organismo. La médica infectóloga, Hebe Vázquez, de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (FUNCEI) despeja las dudas más frecuentes en esta nota.

 

El HPV (Virus de Papiloma Humano, en sus siglas en castellano) es el m┤s com°n transmitido por la vía sexual. Al menos un 50 por ciento de las personas sexualmente activas están infectadas con el HPV genital durante algún período de sus vidas. Hay tres grupos de variedades, muchos tipos sin riesgo que no causan ni verrugas ni cáncer, unos cuantos tipos que causan verrugas genitales y unos 15 tipos de alto riesgo que pueden aumentar el desarrollo de cáncer cervical. 

 

C≈mo se transmite el virus

 

Tanto los virus del papiloma humano no da√inos como los ligados al cáncer se transmiten por contacto de piel a piel. Es decir, que рtoda persona que en alguna ocasi≈n tuvo contacto íntimo con otra persona infectada con HPV puede contraer la infecci≈n y puede transmitirlaс remarca la médica infectóloga Hebe Vázquez.

 

Aunque afecta, principalmente, a las mujeres, el hombre se puede infectar sin presentar ningún síntoma. Por tal motivo, a toda mujer que haya sido diagnosticada de infección HPV, se le aconseja el control de su pareja.

 

También, en el caso de las mujeres embarazadas con HPV hay que tomar precauciones ya que este virus puede ser transmitido al bebé en el momento del parto. Por lo cual, si se diagnostica infecci≈n viral durante el embarazo, y las lesiones son planas se puede esperar y se controlan hasta el momento del parto. En tanto, si son lesiones vegetantes se debe solucionar para evitar la contaminaci≈n del bebé y en caso de que esto no fuera posible, se indica una cesárea.

 

Alto riesgo

 

Los tipos de HPV de alto riesgo necesitan penetrar m┤s profundamente en el recubrimiento del cuello uterino para establecer una infección crónica.

 

Asimismo una úlcera vaginal o las relaciones sexuales, las cuales pueden erosionar el recubrimiento, pueden proporcionar un punto de entrada para el virus del papiloma. 

 

рUna vez dentro del recubrimiento cervical, el virus se adhiere a las células epitaliales. El HPV se establece dentro de esas células alojado en una pared protectora constituida por una proteína viral conocida como L1. Cuando el virus entra a la célula, el recubrimiento viral se degrada y se libera llegando al núcleo desde donde los genes del virus se expresan, unidos dos genes conocidos como E6 y E7, los cuales instruyen a la célula a que elabore proteínas virales conocidas como E6 y E7. Las proteínas virales E6 y E7 entonces incapacitan las actividades normales de los genes supresores propios de la mujer, los cuales elaboran proteínas supresoras que realizan `vigilancia de  en células normales –explica Vázquez-. Estas proteínas por lo general detienen el crecimiento celular cuando existe un nivel grave de daño genético no reparado. Aun después de que los supresores son inactivados en las células cervicales de una mujer, por lo general toma más de 10 años antes de que el tejido afectado se vuelva canceroso".

 

Avances de la ciencia

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se diagnostican en el mundo cerca de 500 mil nuevos casos de cáncer de cuello de útero y 288 mil mujeres mueren por esa enfermedad. En la Argentina, hay 7000 casos nuevos anuales y mueren 5 de cada 100.000 mujeres. Más de un 99 por ciento de los casos de cáncer cervical están ligados a infecciones de larga duración con los virus del papiloma humano de alto riesgo. En 2006 se puso a la venta la primera vacuna contra el cáncer de cuello uterino. Se trata de Gardasil y fue desarrollada por el laboratorio Merck Sharp & Dohme para prevenir el cáncer de cuello de °tero causados por los tipos 16 y 18 del virus de papiloma humano, responsables del 70 por ciento de los cánceres cervicales. También previene contra los tipos 6 y 11 que producen verrugas genitales y displasias de bajo grado. 

 

La otra vacuna disponible es Cervarix de Glaxo (contra el 16 y 8)

 

рLas partículas similares al virus presentes en la vacuna contra el HPV, al igual que el virus del papiloma humano real, tienen el mismo recubrimiento exterior de proteína L1, pero ellas no tienen material genético en el interior. Esta estructura le permite a la vacuna inducir una respuesta inmune protectora fuerteс, detalla la especialista.

 

La vacunaci≈n (una serie de tres dosis a lo largo de seis meses) protege a una persona de la infecci≈n futura por los tipos de alto riesgo de HPV que pueden conducir el cáncer. Después de la vacunaci≈n, las células inmunes de la persona est┤n preparadas para combatir la infecci≈n futura por los virus HPV de alto riesgo. Si una exposici≈n ocurre, los anticuerpos de la persona vacunada en contra de la proteína L1 recubren al virus y evitan que libere su material genético.

 

En el caso de las mujeres VIH positivas un estudio publicado en la revista Journal of Infectious Diseases de este año mostr≈ un efecto beneficioso, del tratamiento antirretroviral sobre el HPV. En este estudio del que participaron 286 mujeres VIH+ controladas antes y después de iniciar una terapia antirretroviral exitosa se llev≈ a cabo un registro de los casos de HPV. Al inicio del estudio aproximadamente la mitad de las mujeres estaban infectadas por este virus. Los resultados fueron muy alentadores: el grupo de mujeres con buena adherencia al tratamiento presentaban una reducci≈n en casos de HPV, n°mero de casos de HPV productores de c┤ncer y casos de lesiones precancerosas. Si las mujeres eran menos adherentes al tratamiento del VIH este efecto era observado en forma menos notoria. Es decir que el tratamiento antiviral ejerce un efecto protector contra el HPV.         

 

Estudios de rutina

 

Independientemente de la vacunaci≈n, las mujeres de todas maneras deben realizarse las pruebas de Papanicolaou de rutina u otra prueba aprobada de detecci≈n del c┤ncer cervical. V┤zquez aclara que рaunque la vacuna contra el HPV previene la infecci≈n por los tipos dominantes de HPV no previene la infecci≈n por la mayoría de los otros tipos que también pueden causar c┤ncer cervicalс. Una prueba de Papanicolaou puede detectar el crecimiento cervical anormal sin importar qué tipo de HPV fue la causa de que se desarrollara.

 

Por esto, es importante hacerse peri≈dicamente controles ginecológicos. 

 

"Todavía hay mujeres que no se controlan peri≈dicamente, porque hablar de cáncer sigue siendo tabú. Lo más importante es generar conciencia y actuar mucho desdela prevenci≈n porque aún las mujeres no incorporaron a sus hábitos hacerse estudios y controles de forma sistemática. 

 

De todos modos, hay que tener en cuenta que, en este caso hablar del virus no es sin≈nimo de que el paciente tenga c┤ncerс, asegura Hebe V┤zquez.

 

A futuro

 

En el mundo, est┤n llevando a cabo estudios para determinar si una vacuna de refuerzo (booster), adem┤s de las tres inyecciones intramusculares iniciales, ser┤ necesaria para la protecci≈n a largo plazo. Se sabe que la nueva vacuna contra el c┤ncer sigue siendo infectiva hasta por lo menos durante 7 a√os, pero es necesaria la investigaci≈n adicional para determinar qu▌ sucede despu▌s de ese tiempo.

 

Est┤ siendo evaluada la eficacia de la vacuna en personas con VIH con algunos resultados promisorios pero a°n no tienen recomendaci≈n.

 

Aunque todavía hablar de c┤ncer genere temor es preciso mantenerse informado para aprender a cuidarse y tomar conciencia de que con prevenci≈n se puede evitar el desarrollo de la enfermedad, y saber que las cifras indican que la detecci≈n temprana aumenta en un 90 por ciento las posibilidades de curaci≈n.

 

Para tener en cuenta

 

El HPV genital puede ser manejado efectivamente.

 

El c┤ncer cervical, que es la afecci≈n m┤s seria asociada con el HPV genital, se puede prevenir a través de controles ginecol≈gicos y tratamientos.

 

Informarse ayuda a entender y manejar la infecci≈n.

 

Si el HPV es tratado y supervisado correctamente después del tratamiento, los riesgos de tener verrugas genitales son pr┤cticamente inexistentes.

 

Prevenci≈n

 

El uso del preservativo, la monogamia y mantener las medidas de higiene b┤sicas marcan la diferencia. Adem┤s, es fundamental destacar la importancia de un control peri≈dico en las mujeres, ya que en realizaci≈n de una citología y una colposcopia anual puede ser la manera de detectar y tratar lesiones.

Las lesiones en la mucosa son visibles al examen colposc≈pico y se diagnostica con una biopsia dirigida (estudio histopatol≈gico).

 

El PAP (papanicolau), además, da presunci≈n de infecci≈n. Una vez diagnosticado se realiza la tipificaci≈n viral (captura híbrida) es decir, se identifica el tipo virus- que puede diagnosticar la presencia de virus de bajo o alto poder oncogénico, es decir, que puede evolucionar a un c┤ncer de cuello o no. Y una vez diagnosticado, de acuerdo con el tipo de paciente y las características de la lesi≈n se eligir┤ el tratamiento adecuado.

 

En la actualidad la herramienta más útil para la prevenci≈n es la vacunación de la mujer desde la pubertad y su aplicaci≈n a los hombres ya que no s≈lo previene el desarrollo de verrugas genitales y cáncer anal, sino que disminuye la transmisi≈n y la aparición de la enfermedad en la mujer.